Header Ads

Copa del Mundo, Rusia 2018


Rusia, por Mauricio Padilla
Millones sueñan con ver a los suyos triunfar en su tierra, jugar en Rusia significa mucho para los nacidos por aquella estepa, por lo que intentarán con todo hacer un buen papel en su copa. Luego de su cuarto lugar en 1966, bajo el nombre de URSS, esta nueva Rusia busca conseguir algo que no ha podido hacer desde su separación de las demás repúblicas del extinto bloque soviético, figurar entre los goliats en una Copa del Mundo.


Rusia se encomienda a los goles de Fedor Smolov, principal figura en el ataque luego de la lesión de Kokorin. Con una mezcla representada en la veteranía de Akinfeev, Zhirkov y Samedov, pasando por la vigencia de Cheryshev y Dzagoev, aunado a la juventud y desparpajo de Zobnin o Golovin, el seleccionado ruso puede ilusionarse a pesar de los deficientes resultados obtenidos en los partidos amistosos y en la Copa Confederaciones del año pasado.

Para Rusia, trascender de ronda se traduce en un triunfo, debido a que fueron sorteados en el complicado Grupo A, que comparten con Uruguay, favoritos para pasar en la cima de la zona. La segunda plaza debería ser disputada por los anfitriones y Egipto, que comandada por Mohamed Salah, puede complicar el andar de los locales.
Como dijimos, el conjunto ruso puede soñar, como si se tratara de una historia de Tolstoi o Dostoievski, o un viejo relato sobre algún glorioso Zar, en Rusia pasan las noches pensando en una cosa: La Copa del Mundo.  


Uruguay, por Anaís Madrid

De toda Sudamérica, los charrúas se levantan como la selección más aguerrida. El equipo de Tabárez tiene una deuda con llegar a la final desde Sudáfrica 2010, cuando solo Alemania pudo frenarlo, desempatando en el minuto 82. Uruguay representa todo eso que se espera de un conjunto latino: hermandad, corazón y garra. Después de la fase de grupos, los latinos solo esperan que una selección hermana llegue lejos, sin importar de donde sean. 

Los triunfos de 1930 y 1950 quieren un acompañante a color, imágenes que refrenden la grandeza de un pequeño país, que tiene una selección caracterizada por las grandes sorpresas y seguro concentrará a la hinchada exasperada por los nacionalismos que despierta el Mundial.
Liderados por Suárez y Cavani, goleador de unas eliminatorias de CONMEBOL en las que la celeste clasificó sin problema alguno, finalizando por detrás de Brasil, han sumado mucha juventud a su exitoso grupo que viene consiguiendo resultados como el cuarto puesto en Sudáfrica 2010 y la Copa América que levantaron en 2011. Muslera, Godín, Maxi Pereira, Cáceres; incluso Suarez y Cavani representan esa vieja guardia que lleva de la mano a los Giménez, Nández, Bentancur, Torreia, De Arrascaeta, para así dar aire fresco a una selección que lo necesitaba.

Encuadrados en un grupo ligero, deberán superar la primera fase sin mucho problema llegando a unos Octavos de Final en los que los grandes partidos llegarán, esos en los que los charrúas sacan su mejor cara, su cara de guerreros. Sin temerle a nadie, Uruguay tiene toda la sinergia para traer la Copa a América.




España, por Angely Valles: 

La selección al mando de Julen Lopetegui se perfila como una de las grandes favoritas a ganar el trofeo en Rusia, quienes llegan al mundial con un arsenal de gente joven y calidad. Con 6 representantes del Real Madrid, equipo que más aporta a la roja, tienen jugadores para todo.
Desde Argentina 1978, España encadena 11 mundiales consecutivos asistiendo a la fiesta mundial del fútbol y Rusia no iba hacer la excepción El camino de España fue perfecto, venciendo 9 y terminando invictos los 10 partidos marcando 36 goles y solo concediendo 3.

En la portería, pueden estar tranquilos, con David De Gea, uno de los mejores en su puesto. Además de contar con una defensa en la que se observa a la perfección la mezcla de juventud y experiencia al primer nivel. Carvajal, Piqué, Ramos y Alba son los titulares, con una trayectoria a la que se le puede agregar poco por parte de los centrales, y con laterales que han ganado todo a nivel de clubes y quieren levantar el cetro mundial con la selección.
Los centrocampistas elegidos por Lopetegui son:
Sergio Busquets, Koke Resurrección, Thiago Alcántara, David Silva, Andrés Iniesta, Saúl Iñíguez, Isco Alarcón y Marco Asensio todos consolidados y con buenas actuaciones en el primer nivel, sumando una cantidad casi abusiva de calidad en el medio. Por último y como delanteros, a la cita por España acuden Lucas Vázquez, Rodrigo Moreno, Diego Costa y Iago Aspas.

La Roja acude a Rusia como uno de los grandes favoritos, un equipo joven y que no ha perdido ningún partido al mando de Lopetegui (De los 18 disputados), todos los jugadores convocados son capaces de cubrir hasta dos puestos y son versátiles. Un medio campo con llegada al arco y capaz de jugar y hacer jugar. Además, acuden jugadores rápidos por las bandas que podrán desequilibrar a más de una defensa.
En resumen, tienen todo listo para darle un acompañante a aquel triunfo conseguido en Johannesburgo, en la noche más importante en la historia del fútbol español.




Portugal, por Anaís Madrid

El actual campeón de Europa demostró que no se necesita tener una escuadra fuerte y potente, con 11 jugadores infalibles, para lograr una hazaña. Bien puede Portugal seguir esa tradición de Alemania y España, que antes del Mundial levantaron la Euro.

Está claro que en la Copa del Mundo no hay selecciones pequeñas; por ello, podríamos ver a Cristiano levantando el único trofeo capaz de poner punto final al debate Messi – Ronaldo, que nos persigue desde hace más de una década. Apostar por Portugal para campeón del mundo es creer, sobre todo, en destinos. Los lusos que vencieron a Suiza en Lisboa y obtuvieron un pase directo a Rusia en una eliminatoria que comenzó complicándose, pero que terminó de gran manera. Luego del triunfo en Francia con Cristiano levantando el primer trofeo en la historia de la selección portuguesa, los lusos clasificaron a su séptimo mundial, cuarto con Cristiano Ronaldo.
En Rusia empezarán al mayor nivel, enfrentando a España en el Grupo B, pero con la obligación de clasificarse a la ronda de Octavos de Final sobre los seleccionados de Irán y Marruecos.

Con un portero seguro, una sólida defensa, y calidad en el centro del campo, el combinado portugués tiene al mejor jugador del mundo en ataque; ahora acompañado de nombres interesantes, que le dan acompañantes que en otros tiempos no tenían. Con todo esto, vale decir algo, en Cristiano, tienen a un capitán que ama la camiseta.  
Si las estrellas se alinean, los lusos podrían alzar el máximo trofeo en Moscú.



Francia, por Daniel Urdiales
Nadie tiene dudas que uno de los seleccionados más capaces de levantar el trofeo en Moscú es la selección francesa. Para muchos, yo incluido, es el principal candidato.
Dos décadas han pasado ya desde que Francia se consagrara campeona del mundo en 1998, casi nada. Aquella selección que le ganó 3-0 nada más y nada menos que a Brasil, contaba con jugadores como Barthez, Vieira, Pires, Deschamps (actual seleccionador francés), Henry o Trezeguet. Una auténtica locura de plantilla que vio al mejor, Zinedine Zidane darle la victoria final con dos goles en esa noche parisina.  

Es cierto que la actual plantilla no se puede comparar con aquella, pero, hay que decir que, desde esa generación campeona en el 98, ésta la mejor que yo recuerde desde entonces. Y es que, puesto por puesto tienen a un crack mundial, desde el portero hasta el delantero. 
Empezando por Lloris, portero ya consagrado en la élite del fútbol. 
En defensa, el cuatricampeón de Europa, Raphael Varane, acompañado de Samuel Umtiti, en mi opinión, uno de los mejores defensas de la liga. Y por supuesto hay que mencionar a los laterales, los cuales fueron claves para conseguir el campeonato de liga que logró el Mónaco hace un año. Ellos son Sidibé (por la derecha) y Mendy (por la izquierda), al que le puede sustituir Kurzawa. 
Su centro del campo es de los más poderosos y contundentes de todo el torneo. Jugadores como Pogba o Kanté hacen que esa parte de la cancha sea un muro infranqueable y, además, aportando goles y asistencias. 
Y qué decir del ataque. Mbappé, Griezmann y Dembelé. Una barbaridad. Pocas palabras se pueden decir de un tridente tan ofensivo y con tanta calidad. 

Sin duda, Francia es seria candidata a conquistar el título el próximo mes de julio, desde el portero hasta el delantero cuentan con nombres de primer nivel, ¿podrá alguno repetir lo hecho por Zidane hace 20 años?. 


Argentina, por Roberto Ferrer

La selección argentina llega al mundial de Rusia con la máxima presión por parte de su pueblo: Ser campeones. Todo lo que no sea eso, es un fracaso. Este nivel de presión tan inmenso viene dado por la presencia de uno de los mejores jugadores de la historia, Lionel Messi. Sin embargo, la sola presencia de este no es suficiente para llevar a una plantilla tan deficiente al título mundialista
Atrás quedo la generación que acompañó a Messi a tres finales en dos años, siendo el nivel de sus referentes para el Mundial una incógnita tal, que el técnico Sampaoli no tiene un 11 definido a casi una semana del debut

En el caso de Mascherano, líder moral junto a Messi de esta selección, debido a su edad, no posee el nivel para desempeñar las grandes actuaciones defensivas recordadas en Brasil 4 años antes, y menos aún para situarse de contención en un seleccionado que carece de creatividad en la medular.
Otro caso similar el de Di María, encargado en antaño de llevar la banda izquierda albiceleste, el cual no posee el físico potente que le llevaba a dar auténticas exhibiciones en el despliegue, de esta forma restándole profundidad al ataque albiceleste y dependiendo de los más jóvenes de la selección
En el caso de la delantera, tenemos a Agüero e Higuaín, dos delanteros de primer nivel que, aun desempeñando actuaciones sobresalientes en las ligas europeas de este año, son totales incógnitas para el seleccionado; el primero, llega sin haber disputado un partido oficial en dos meses, con un historial amplio de lesiones en torneos internacionales; el segundo, bloqueado mentalmente con la selección, tras continuos fallos y humillación pública . Con jugadores que afrontan su primera competencia con la albiceleste, hacen de esta una misión casi imposible tanto en lo físico como en lo mental para Messi

En un grupo con selecciones talentosas como Croacia y muy duras como Islandia y Nigeria, tendrán que mostrar un buen nivel desde el principio para poder avanzar de fase de grupos. Y de ahí en adelante, lo que pasará en fase eliminatoria será una incógnita; con Messi obligado a hacer lo que en otros tiempos lograron Maradona y Kempes, dejar la camiseta #10 de la Argentina en lo más alto.



Croacia, por Roberto Ferrer
Los croatas buscan mejorar la pobre actuación que tuvieron 4 años antes en Brasil, donde quedaron eliminados en la fase de grupos. Para lograr este objetivo, el seleccionado croata cuenta con muchos jugadores de primer nivel, curtidos en las máximas instancias de futbol europeo.

El punto alto de este equipo es sin duda la medular, en donde cuenta con Modric, Rakitic y Brozovic, siendo Kovacic suplente en muchas ocasiones. Sin embargo, el principal problema en esta zona es la organización de estas piezas por parte del entrenador Dalic, quien opta por colocar a Modric en la media punta, partiendo de tres cuartos para que este sea más decisivo y se asocie con los delanteros, con la desventaja de alejarlo de la salida y obligándolo a recibir el balón de espaldas en vez de frente en zona de gestación, donde es el mejor del mundo, sin duda.
En la defensa, tiene como líder al central del Liverpool Dejan Lovren, cuestionado durante toda la temporada, cuya pareja varía entre Corluka y Vida, sin embargo lo más probable es que juegue el segundo. Vrsaljko, lateral derecho, es otro gran jugador que forma la defensa croata, la cual no deja de tener sus dudas a pesar de sus buenos nombres; que también hay en la delantera, como Perisic, Kramaric, Mandzukic y Kalinic.

El grupo al cual pertenece es uno de los más igualados de todo el torneo, con Messi por un lado, el equipo sorpresa de la pasada Eurocopa y el conjunto africano más curtido en mundiales por otro, Por lo cual tendrán que demostrar un buen nivel para clasificar, aunque gracias a su gran orden como conjunto y sus hombres experimentados se antoja este objetivo totalmente posible y lógico. Dejando como incógnita lo que podrán lograr en rondas siguientes, donde se le pueden plantar a cualquiera. 



Brasil, por Juan Pedro Cordero
Cuando faltan pocos días para que el balón eche a rodar y comience uno de los eventos más vistos y esperados por los millones de aficionados al deporte más hermoso del mundo, que no es otro que la Copa del  Mundo de Rusia 2018. Las 32 selecciones están aún poniendo el broche final a su preparación antes de emprender su travesía en tierras rusas, donde darán el todo por el todo para darle una alegría a su nación. En esta entrega hablaremos de una de las selecciones favoritas para llevarse el certamen como lo es el combinado todopoderoso de Brasil.

El scratch, como se le conoce a esta selección, es considerada por muchos la mejor del mundo; bien sea porque tiene a los mejores jugadores en cada posición del campo o bien sea porque juega de manera alegre y vistosa que hace que el aficionado le agrade. No  en vano cuenta en sus filas con jugadores de renombre y talento como Marcelo, Casemiro, Coutinho, Neymar y compañía, que hacen ver a la oncena canarinha como un combinado de temer y que está llamado a ser uno de los equipos que este peleando por llevarse el preciado trofeo a casa.
Su trayectoria para llegar hasta Rusia 2018 fue impoluta ya que se clasificó en el primer lugar de las eliminatorias sudamericanas superando a equipos como Uruguay, Colombia, Perú y Argentina que terminaron clasificando por debajo del cuadro dirigido por Tite confirmando su favoritismo en todas las apuestas.

Cinco veces campeón del mundo (1958, 1962, 1970, 1994, 2002), es la rutilante trayectoria que cosecha a lo largo de su historia y va por un sexto mundial con lo que rompería una sequía de 16 años sin levantar un título del mundo y de paso se quitaría la espinita clavada cuando en 2014 en el Maracaná salió goleado y firmó un desastroso cuarto lugar después de que se habían levantado muchas expectativas con que se coronaran en casa.



Alemania, por Alejandro Liporacci
Sí alguien llega con el "cartel de favorito" al Mundial de Rusia 2018 es la selección alemana, su fútbol, plantilla, historia y presente invitan a ello, tanto que no sería descabellado en verlo levantar nuevamente la Copa del Mundo, como si del Real Madrid en Champions League se tratase.
El logro de Alemania en el último Mundial de Brasil no fue casualidad, el mismo fue el resultado de un trabajo que comenzó tras el fallo en torneo en el año 2006, al no poder levantar la Copa; a partir de allí la Federación Alemana le dio el cargo de entrenador a un Joachim Löw que vivió ese torneo como asistente técnico de Jurgen Klinsmann.
Lo que vino tras esa decepción fue trabajo constante y en conjunto de todos los clubes que conforman el fútbol germano, y no sólo en la Primera División, lo que permitió el cultivo de talento futbolístico tanto en la cancha como con los entrenadores (pero esta es otra historia), permitiendo que Sudáfrica 2010 fuera el preludio al momento de regresar a la gloria, cuatro años más tarde.

Löw contará en Rusia con buena base del plantel campeón del mundo, ya no estarán los Klose, Lahm, Schweinsteiger o Mertesacker, pero continúan los Özil, Kroos, Neuer, Müller; junto a jóvenes promesas como Kimmich, Werner, Héctor, Sule, y pare usted de contar.
Quizás los resultados tras levantar la Copa en 2014 no han sido agridulces, ya que la Euro 2016 no pudo levantarla pero la Confederaciones 2017 sí, y con un equipo alternativo pero de muchísimo talento, lo que decíamos, resultado de un trabajo a largo plazo para los germanos.

Intensidad ofensiva y defensiva, aprovechar los espacios del rival y ser letales de cara a gol serán los principales argumentos de una selección que tiene una cita con la historia para repetir un hito que sólo lo ha logrado Uruguay en las dos primeras ediciones de las Copas del Mundo y Brasil de la mano de Pelé.
Ya quedará de parte del fútbol volverle a dar la gloria a los alemanes, pero que no quede dudas que los dirigidos por Löw "morirán con las botas puestas" para retener una Copa a la cual le han tomado cariño.




México, por Cassiel Miranda

México llega al Mundial de Rusia 2018 con 2 realidades distintas. Los medios internacionales se han dejado llevar por la racha de partidos sin perder que llegó a tener el equipo en el 2016, después de esto realizaron una fase de clasificación histórica, ya que por primera vez ganaron en el campo de Columbus, casa de la selección de Estados Unidos y pasaron prácticamente caminando el resto de partidos. Pero los que hemos visto de cerca a este equipo, sabemos que la realidad es que es un equipo con muchas dudas, aún no encuentra su alineación titular debido a las “rotaciones” que realiza su entrenador Juan Carlos Osorio.

La esperanza del equipo es la experiencia que pueden tener varios jugadores en Mundiales pasado y su gran líder Rafael Márquez, quien jugará su histórico 5º mundial. Jugadores como Andrés Guardado, Héctor Herrera, Jesús Corona y sobre todo Hirving Lozano son jugadores a seguir en esta justa que disputará el combinando azteca. La realidad es que el equipo llega a este mundial jugándose todo, ya que para muchos es su último mundial, su última oportunidad de trascender con la selección mayor, pero después de su partido de despedida del Estadio Azteca, donde el equipo salió abucheado y se escucharon gritos de”fuera Osorio”, el equipo dejó más dudas que nunca ante una selección de Escocía que no participará en el mundial. 

Con un grupo complicado (Alemania, Corea y Suecia) y ante un hipotético cruce contra Brasil, las posibilidades de Mexico no pintan nada bien, pero este equipo ya nos demostró que cuando menos se cree en el, llegan y ganan la competencia, como lo hicieron en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. En unos días veremos si México rompe la maldición de nunca llegar al 5º partido y sorprende a todos llevándose la copa. 


Bélgica, por Mauricio Padilla:
Luego de no dejar buen sabor de boca en Brasil, cayendo eliminados ante Argentina; llegó la eliminación de la Eurocopa en Francia a manos de Gales. Resultados contrastantes con el destello de esta generación belga, que quiere llenar las expectativas puestas en ellos desde hace años. Ahora mucho más maduros y con roles protagónicos en los grandes escenarios europeos; intentarán conseguir algo inédito para su país.
9 victorias y 37 goles a favor en los 10 partidos de eliminatoria europea fue el bagaje obtenido en los dos últimos años, los diablos rojos mantuvieron un resultado lógico por los nombres a disposición de Roberto Martínez. Eden Hazard, Kevin De Bruyne siendo protagonistas principales en los últimos años en la Premier League, con actuaciones estelares en los momentos duros de las últimas temporadas de Premier League. Ellos crearan una ofensiva poderosa que puede contar con la pareja Lukaku-Mertens, goles y más goles en la élite.
Con Courtois, uno de los mejores porteros del mundo en el último lustro cuidando los palos y un trío de defensores que están más que asentados en el primer nivel, Kompany, Alderweireld y Vertonghen formarían la línea de 3 con Meunier y Carrasco por los costados, dando más variantes ofensivas a uno de los onces más potentes del planeta y que deben clasificar a los Octavos e incluso a Cuartos de Final para encontrar oposición de nivel superior.

Con tantos jugadores que brillan con luz propia y que deciden encuentros todos los fines de semana, es difícil ver a Bélgica lejos de las instancias finales, deben codearse con los gigantes del deporte para finalmente saborear el éxito y quizás consagrarse, llegando tan alto como el cielo moscovita lo permita. 



Inglaterra, por Mauricio Padilla:
En ese lejano verano londinense de 1966, Inglaterra imprimía la solitaria estrella que llevan sobre los tres leones de su escudo. Pasaron los años y tantos jugadores de renombre se quedaron sin ganarse el derecho de darle un acompañante a esa estrella, dándole una misión a la joven generación que encontramos hoy en el seleccionado inglés: la segunda copa del mundo en las vitrinas de la Football Association.

El trabajo de Southgate tomó a la selección inglesa tras los descalabros de 2014 y 2016, en los que Inglaterra se dio la vuelta con la cabeza baja y con la humillación convirtiéndose en algo habitual.
La renovación en la selección inglesa está prácticamente completa, ya sin los grandes nombres de Gerrard o Rooney y dando peso a la frescura de una generación que viene pisando fuerte.
Con Stones, Walker y Trippier en defensa; quienes tienen todos los papeles para ser tres de los cinco con los que formarían la zaga. La inteligencia de Dier y el trabajo de Henderson parecen irremplazables en la medular, dando libertades a la explosión y calidad de Alli y Sterling para desequilibrar; sin olvidar a Lingard o Rashford. Hasta aquí todo bien, pero el principal arma de Inglaterra será Harry Kane, quien se ha convertido en uno de los mejores atacantes del mundo y llega al certamen en su mejor momento. En sus goles se cimentaron los puntos obtenidos en unas eliminatorias en las que no vieron oposición. El principal debate de Southgate será el del arco, con Pickford y Butland luchando para ser el heredero de Joe Hart, que se ha quedado sin Copa del Mundo.

En un Grupo G que comparten Bélgica, Panamá y Túnez; Inglaterra está obligada a clasificarse a Octavos y desde ahí debe empezar a llenarse de gloria esta joven camada; llevando al seleccionado inglés a instancias finales y ¿por qué no? Rememorar en Moscú lo que en aquella tarde de 1966 ocurrió, cuando los apellidos de Moore, Charlton y Hurst consiguieron la corona y se convirtieron en realeza; que durante esa tarde no vivió en el Palacio de Buckingham, vivió en Wembley. 



Colombia, por Eliana Vásquez:
James Rodríguez viene con el cartel de ser el goleador de la anterior copa del mundo disputada en Brasil 2014. A partir de su gran actuación en el certamen mundialista, siendo  contratado ese mismo año por el Real Madrid, después de 3 años y con 2 “orejonas” se fue de nuestra casa blanca para enfilarse al campeón alemán: Bayern Múnich. Radamel Falcao, quien sufrió de aquella lesión que lo dejaría 6 meses fuera de las canchas, sin posibilidad alguna de poder disputar el mundial de Brasil,  ha podido retomar su nivel, quizás no es el Falcao rojiblanco pero sabemos lo letal que puede ser dentro del área, no por nada es el máximo goleador histórico de la selección colombiana.. También estará el experimentado portero David Ospina, el guardameta del Arsenal, sigue siendo un seguro para la portería.

Los 3 capitanes estarán acompañados por una joven camada, quienes tomaron la batuta en la defensa, Yerry Mina y Davinson Sanchez, con el trabajo por derecha del mejor jugador de la liga holandesa Santiago Arias.
La mitad del campo estará liderada por Carlos Sánchez, jugador del Espanyol y uno de los principales pilares de la selección, con otro experimentado como Abel Aguilar. Ese lugar puede ser tomado por Uribe, Lerma o Barrios. Cabe mencionar que además de James Rodríguez que sin lugar a dudas liderara el medio campo, existen jugadores como Juan Fernando Quintero, cuyo perfil es muy parecido al del 10 y quien desempeña grandes actuaciones en River Plate, podría complementar la ofensiva junto al extremo de la Juventus, Juan Cuadrado, visión y velocidad contra equipos rocosos como lo será Senegal.
Por último, los delanteros que se suman a Falcao; Carlos Bacca es una de las cartas a favor para el gol junto a Miguel Borja quien ha sido goleador de la copa libertadores y actual delantero del Palmeiras
En resumen, la selección colombiana tiene un grupo humano mucho más completo y cuyas individualidades se hacen notar más, José Pekerman ha sabido encontrar ell equilibrio perfecto, a El sistema táctico que utiliza el director argentino con la selección es el: 4-2-3-1. Cuya idea principalmente es aprovechar la zona media con muchos hombres, armando un bloque defensivo rápido y contando a su vez, con superioridad numérica en el ataque.



Polonia, por Eliana Vásquez:
El grupo H se antoja como el más parejo de la copa, la 
mayoría lo ve de esa manera, ya que además de Colombia, cuenta con combinados de relativo nivel, que pueden pelear su clasificación. Polonia no solo quiere clasificar, quiere trascender y dar de qué hablar en fases decisivas. Será una de las rivales a vencer en esta copa del mundo, con 5 participaciones al certamen internacional, al igual que Colombia, en Rusia sera su sexta participación mundialista. Adam Nawalka, DT del seleccionado polaco, ha podido conformar un equipo letal con la pelota detenida, efectivo en los contragolpes y que goza de un gran estado físico, sin embargo dependen mucho del olfato goleador del 9 del conjunto bávaro, Robert Lewandowski. El sistema táctico utilizado es: 4-4-1-1, con los experimentados Szczesny, Błaszczykowski, Krychowiak y Glik. Con jóvenes talentos como Zielinski o Milik, que han sabido encontrar su puesto en el equipo.




Japón, por Eliana Vásquez
La selección japonesa viene con sed de venganza, en especial contra el conjunto cafetero, quien fue uno de sus verdugos en el anterior mundial. Es una selección que con el pasar de los años van aportando al fútbol europeo, grandes jugadores de talla internacional como lo son Shingi Kagawa, Keisuke Honda, Okazaki o Yoshida. Una de las mayores desventajas del conjunto nipón es el cambio de entrenador faltando 2 meses para el campeonato mundial. El nombre elegido para la Copa es Akira Nishido, que utiliza un sistema 4-2-3-1, debido a que son un equipo que si bien tienen jugadores experimentados en el fútbol europeo, tienen debilidades a la hora del 1 vs 1 y en el juego aéreo, con ello se trata de minimizar el peligro y a su vez ser eficientes en el ataque. Un dato importante, Japón disputara también su sexto mundial en Rusia.



Senegal, por Eliana Vásquez
Por ultimo mencionamos a la selección africana de Senegal, la cual tendrá su segunda participación en la copa del mundo, quien posee la mejor generación de jugadores senegaleses de la historia. No lo digo por exageración pero los senegaleses en las principales ligas europeas están de moda, mencionando a su principal estrella: Sadio Mané, una sensación en el Liverpool y finalista con este último en la liga de campeones quedando de subcampeón, tiene una capacidad goleadora increíble. También resalta Kalidou Kolibaly, líder de la zaga que tan bien respondió en eliminatorias. Ellos, junto a nombres interesantes como Niang, Kouyaté, Gueye o Diafra Sakho, tienen como fortaleza su despliegue físico además de ser jugadores muy rápidos, juegan a un toque rápido y aprovechan como  es lógico sus bandas. Su entrenador Aliou Cisse, capitán en aquella gran copa mundial en Francia donde llegan a Cuartos de Final,  usa el sistema táctico del 4-3-3, aprovechando las virtudes de sus jugadores como lo  es la velocidad y dependiendo de sus volantes centrales.
Tanto senegaleses, como japoneses, polacos y colombianos vivirán partidos muy intensos y con estrategias bien marcadas, cada uno buscando el objetivo primario de todos en la Copa: la clasificación a Octavos, el primer paso a la gloria. 


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.