Header Ads

La Tercera

Para la edición de 1957/58 se contó con la participación campeones de liga de 23 países, además del Sevilla que representó a la Liga española ya que el Real Madrid entró como campeón vigente de la competencia. 16 equipos se midieron en la ronda previa, dando paso a 8 que se sumaron a los 8 que clasificaron directo gracias al sorteo. El Manchester United y el Milan seguían siendo los máximos contendientes para disputarle el título al equipo blanco. 
El sorteo dejó al Real Madrid contra el campeón belga, Di Stefano marcó 2 y los blancos ganaron en Amberes por 2-1. En el partido de vuelta, el Antwerp no fue rival y en 4 minutos ya perdía por 2 goles. Un triplete de Hector Rial y goles de Gento, Kopa y Marsal completaron el 6-0 y la clasificación.
Días después se consagró Alfredo Di Stefano ganando el Balón de Oro con una ventaja abrumadora, su año 1957 fue magnifico y se le reconoció como era debido. También repitió podio Raymond Kopa, ocupando el tercer lugar de nuevo.

Alfredo Di Stefano con el Balón de Oro


El emparejamiento de Cuartos de Final fue el Sevilla FC; con el precedente del 6-0 al Antwerp se llegó al Bernabéu para el partido de ida y las expectativas se cumplieron, 4 goles del mejor jugador del mundo y un doblete de Kopa, sumados a los tantos de Gento y Marsal dieron el aplastante 8-0 con el que el Real Madrid sentenció la eliminatoria. 
El partido de vuelta fue afrontado con muchas rotaciones y uno de esos jugadores menos habituales fue el protagonista, Jesús Pereda anotaba 2 para empatar el encuentro.
En semifinales ya estaban los 3 favoritos, el Real Madrid encaraba al Budapest Vasas, que sorpresivamente en la ida le propina un 2-0 a los campeones defensores, dejando al Real Madrid expectante de una remontada en el Santiago Bernabéu.
En la casa blanca, que estaba a reventar, Don Alfredo Di Stefano se encargó de empatar la eliminatoria con 2 goles en la primera parte. Ya en el complemento aparece Marsal y de nuevo La Saeta Rubia para liquidar el partido y certificar el pasaje a la tercera final de Copa de Europa. 

En la otra semifinal, como dijimos, estaban los otros 2 equipos llamados a ser protagonistas de la competición, el Milan y el Manchester United, pero el equipo inglés se encontraba devastado, apenas 3 meses después la tragedia aérea de Múnich. Accidente aéreo que llegó en el viaje de regreso del club inglés luego del partido de vuelta de los Cuartos de Final ante el Estrella Roja de Belgrado. 23 personas perdieron la vida ese día y el Manchester United tuvo que afrontar los partidos siguientes con un estado anímico destrozado. 
Incluso con eso en contra, el Manchester United saca un buen resultado en Old Trafford pero no fue suficiente y en San Siro el Milan golea para lograr clasificarse a su primera final europea.
 El Heysel Stadium de Bruselas fue el elegido para albergar la tercera final de la Copa, el campeón defensor venía con José Santamaria, quien después de triunfar en el Nacional de Uruguay llegaba a España a hacerse con la posición de un joven, pero histórico ya, Marquitos. Siendo el eje de la defensa, Santamaria logró llenar el espacio de forma magistral.  El equipo blanco se consagra el 4 de mayo de 1958 en el campeonato liguero, con Alfredo Di Stefano como pichichi por segundo año al hilo. También goleador era en la Copa de Europa, un torneo en el que el Madrid consiguió un registro local espectacular, 18 goles anotados y 0 recibidos en los partidos en el Bernabéu.
La final de Bruselas tenía todo el cartel para deslumbrar al mundo entero, también se inauguró ese día el Atomium, magnífico monumento que todavía perdura en la capital belga. 

Estadio de Heysel. 18/5/1958.

  Jugadores maravillosos como Liedholm, Schiaffino y Cesare Maldini, que seguían en el club Lombardo, amenazaban a los bicampeones del torneo. Luis Carniglia seguía contando con Di Stefano, Kopa, Gento, Rial para el ataque, junto a Joseito Iglesias para la final. El capitán Miguel Muñoz se perdió la que sería su tercera final, dejando la cinta a Juanito Alonso y su lugar a Santisteban para acompañar a Zárraga en el medio, mientras que Atienza, Santamaria y Lesmes actuaron en la defensa.
El partido ilusionaba mucho y  las expectativas se llenaron aunque en el primer tiempo se luchó más de lo que se jugó. La historia seguía cerrada, recordando hasta cierto punto a la final del año anterior. Se tuvo que esperar hasta el minuto 59 para que Schiaffino abriera el marcador y adelantara a los italianos, hasta que Di Stefano empató el encuentro en el minuto 74, 3 minutos después fue Grillo el que, de nuevo, ponía a ganar a los rossoneri: pero solo por 2 minutos, porque Héctor Rial empataba las acciones a falta de 11 para el final.
Por primera vez se tenía que recurrir a un tiempo suplementario para definir al campeón, el primer tiempo pasó sin anotaciones. Debido a que en la época no se habían introducido las tandas de penales para romper los empates, ya empezaba a rondar la sombra del partido extra para poder desempatar. Pero Paco Gento tenía otros planes y en el minuto 107, un zurdazo suyo movió el resultado y otorgó una ventaja que el Real Madrid no perdería. Un maravilloso partido, que definió Gino Viani (DT del AC Milan) a la perfección: “Hemos jugado espléndidamente, pero enfrente teníamos al Madrid”. El mismo Real Madrid que se alzó con el doblete por segundo año seguido, el último doblete de Liga y Champions del Real Madrid el conseguido en 2017. Viendo a Miguel Muñoz levantando por tercera vez la Copa de Europa en el que sería su último año dirigiendo al equipo desde el campo, ya que la próxima temporada lo pasaría a dirigir desde el banquillo. 
Ese 28 de mayo quedaría marcado, junto al 13 de junio y el 30 de mayo, con letras doradas en la maravillosa historia del club.

Celebración en las calles de Madrid

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.