Header Ads

Batacazo inesperado. El mejor Real Madrid de la temporada no tuvo la recompensa de la victoria

El partido entre Real Madrid y PSG comenzaba con la noticia de que el Real Madrid ya estaba clasificado para la siguiente fase de la Champions League (octavos de final). Alguno se frotaba las manos en el partido de ida frente al PSG y el pinchazo en casa del Real frente al Brujas, soñando con la eliminación del Real Madrid en la fase de grupos de la UCL. Pero nada más lejos de la realidad, este equipo ha madurado lo suficiente desde la debacle de París, hasta tal punto, que frente al PSG fuimos dueños y señores del encuentro de principio a fin.

Resultado de imagen de real madrid psg
Benzema y Keylor, en una acción durante el partido


¿Es el Real Madrid candidato a ganar la UEFA Champions League? La respuesta hace un mes habría sido un no rotundo. Pero a día de hoy las cosas han cambiado drásticamente (gracias a Dios).

El partido comenzó con la duda de quién dominaría el centro del campo (Zidane puso a Isco para ser superiores en esta parcela), y fue el Real Madrid el que se impuso al poco de empezar el encuentro.

El equipo blanco empezaba a controlar el partido con posesiones de balón largas y verticales, jugando a pocos toques y creando peligro en muchas de las jugadas. En el primer tiempo chutó un total de 11 veces (6 de ellas dentro del arco). Keylor Navas tuvo que hacer cinco paradones (a cada cual mejor) y solo dejó de parar un disparo: el gran gol de Karim Benzema. 

Antes de acabar el primer tiempo y sobrepasados los 40' de partido, surgió la jugada polémica del encuentro: a Marcelo le robó el balón Gueye (en falta) y el árbitro dejó seguir la acción, que terminó en penalti y en roja directa para Thibaut Courtois. El VAR -el que "funciona"- hizo saber al colegiado que la jugada venía precedida de una falta previa en el centro del campo a Marcelo y el árbitro tuvo que anular el resto de la jugada (tras ver él mismo la repetición de la jugada en la pantalla). Pitó falta previa a Marcelo y Courtois se salvó de la expulsión (estaba mal expulsado, era amarilla) y del penalti.

El primer tiempo llegó a su fin con un resultado muy ajustado para lo que se había visto en el terreno de juego, pues el Real Madrid fue tremendamente superior. Con balón y sin balón, y todos y cada uno de los jugadores en un nivel extraordinario (excepto en la jugada del NO penalti, que Ramos subió con el ímpetu -y la insensatez- que le caracteriza). Hasta Isco cuajó un gran encuentro, recuperándolo para la causa el genio de nuestro entrenador: "Sir" Zinedine Zidane.

El segundo tiempo tuvo el mismo vuelo: un todopoderoso Real Madrid buscando el gol por mediación de sus hombres más decisivos (Benzema, Hazard, Kroos) y un PSG sostenido por uno de los porteros más infravalorados de la historia: Don Keylor Navas.

El Real Madrid consiguió hacer el segundo gol tras un gran centro de Marcelo y un testarazo directo a la red de Benzema (otra vez el francés, sí). El Real Madrid estaba encontrando el premio que llevaba buscando desde el minuto uno, el 2-0 era un resultado más que justo para todas las ocasiones que se habían generado y el juego que se había desplegado. Incluso, era hasta un resultado corto por cómo jugó el equipo merengue durante los 90'.

Pero justo cuando casi todo el mundo pensaba que el partido ya estaba resuelto, Varane y Courtois no se entendieron en un balón colgado desde la banda derecha y supuso el gol de Mbappé a bocajarro, haciendo el 2-1 (dos minutos después del 2-0 de Benzema) que metía de nuevo en el partido a los parisinos. Un Mbappé que estuvo muy bien frenado por todo el conjunto blanco: en especial por Carvajal, Varane y Casemiro. Tuvo destellos de lo gran jugador que es, pero fue a cuentagotas.
Dos minutos más tarde, Pablo Sarabia puso el 2-2 en el único momento que el Real Madrid dudó. Fueron 5' de duda y el PSG lo aprovechó a la perfección: efectividad máxima (dos tiros a puerta en el segundo tiempo y dos goles).

Que el resultado no empañe el partidazo que hizo el Real Madrid, que mereció ganar de varios goles y se fue con un punto a casa, pero con sensaciones más que positivas después de haber merecido mucho más frente a uno de los grandes candidatos en la lucha por ganar el título más prestigioso del mundo del fútbol: la UEFA Champions League.



MVP y jugadores destacados del partido:

🏆 KARIM BENZEMA

Su contribución al equipo sigue en aumento: desde que se marchó Cristiano Ronaldo, Benzema ha marcado diez goles más que el portugués en la Juventus de Turín (44 frente a 34).

Frente al PSG no es que abriera el marcador él, sino que hizo los dos goles del conjunto blanco y jugó un partido excelso. Karim Benzema se mueve fuera del área como un tiburón en el mar, y se interna dentro del área como una gacela en un ‘sprint’. Está en su salsa.

Karim tocó el balón 77 veces y entregó 55 pases precisos (91%), a parte de dar dos pases clave (que acabaron en disparo). Para que nos hagamos una idea: Mauro Icardi tocó el balón 11 veces y erró en el pase la mitad de las veces (3). El día y la noche, sabiendo que son dos jugadores de características totalmente opuestas.

Resultado de imagen de real madrid psg
Benzema, celebrando el primer gol del encuentro




🌟 TONI KROOS

Estamos viendo la mejor versión de Toni Kroos, la del mejor mediocampista del mundo. Su manera de entrelazar paredes y de desahogar la presión del rival lanzando cambios de banda hacia el lado débil hacen que el equipo mantenga una estructura muy definida.

Al teutón le ha venido de maravilla la inclusión de Fede Valverde en el equipo desde hace más de un mes (aunque ya venía demostrando este nivel a principio de temporada), dejándose ver más en ataque y siendo igual de decisivo en cada pase o cambios de banda entregados. Junta y lanza al equipo según cree conveniente. El guante alemán. El director de orquesta. Brutal su partido frente al PSG.

Veamos algunos datos del actualmente mejor mediocampista del mundo a través de un tweet mío: @honradla

Los datos de Kroos ante el PSG



🎩 EDEN HAZARD

El belga está de dulce. Del partido solamente le pudo apartar una entrada fuerte de Meunier, quedando el tobillo mal parado. Su torsión fue grande y, ojalá, todo quede en un susto y esté el mínimo tiempo posible fuera del terreno de juego.

Tiene jerarquía y personalidad para ejercer de líder: el primer gol del Real Madrid (Benzema) viene precedido de aguantar una tarascada de la defensa rival, pero no le pueden frenar ni en falta y Hazard descarga perfecto para que avance la jugada. Es una salida de balón mortífera para el PSG, pues acabará en gol tras tocar el balón el poste tras el disparo de Isco y la asistencia de Fede Valverde. Finalmente, quien bate a Keylor Navas es un Karim Benzema tocado por la "varita mágica". Todo lo inicia Eden Hazard desde campo propio. Así es como se pone en pie al Santiago Bernabéu.

Hazard siguió jugando el resto del encuentro (hasta el min. 70) a un nivel muy alto: 90% de acierto en el pase, dando 50 pases y 71 toques a la pelota. Entregó cuatro balones clave, que acabarían en un posterior disparo y regateó un total de siete veces, siendo eficaces cuatro de esos regates. Le intentaron quitar el cuero 13 veces lanzándose al suelo y se fue de la marca en siete ocasiones.

Cuánto talento. Cuánta magia. Sigue bordando el fútbol con nuestro amado Real Madrid, Eden.

Imagen relacionada
Eden Hazard, dispuesto a encarar a un rival



⚡️ FEDE VALVERDE

Desde hace un tiempo estamos viendo los madridistas por qué Zidane decidió quedarse con Fede Valverde en la plantilla y hacerle un hueco en el once. No solo es un portento físico. Aúna fuerza y destreza física en la medular, se deja ver en ataque con sus largas zancadas y aparece en defensa para robar balones en zonas muy concretas de posible peligro.

Permite a Kroos soltarse más en ataque y forma un centro del campo fuerte y de calidad con Casemiro y Kroos (con Modric el otro día frente a la Real Sociedad).

Zidane es un maldito genio: no se quedó con Valverde de cara a la galería (la mayoría de aficionados habría elegido a Ceballos antes que a Fede), sino más bien todo lo contrario. Sabía que era una decisión difícil de aceptar por la prensa y por el entorno madridista (tan dispuesto a criticarlo todo siempre). Sin embargo, Fede Valverde no le ha dado el gusto a absolutamente nadie ni tan siquiera de ponerle en entredicho. Se ha armado de valor y carácter para ser indiscutible en el centro del campo del Real Madrid, con la dificultad que eso conlleva. Soporta el peso de esa demarcación sin achicarse lo más mínimo, sostiene al equipo defensivamente (juntando líneas en cada presión sin balón o robando el esférico) y le da velocidad y fluidez ofensivamente (valoremos su gran calidad técnica a la hora de entregar pases y/o cambios de orientación).

En definitiva, estamos ante uno de los posibles mediocampistas del futuro (y presente). El "Pajarito" Valverde salió ayer sustituido con una ovación atronadora, de las que hacen temblar los cimientos del imponente estadio Santiago Bernabéu.


Fede Valverde, en contacto con el balón




Cabe destacar también el gran encuentro de otros jugadores:


Isco: Zidane sorprendió a todo el mundo dando entrada al malagueño y este demostró que quiere seguir vistiendo la elástica blanca más tiempo. Gran despliegue físico con y sin balón, perdiendo pocos balones y encontrando bien entre líneas a Hazard, Benzema, Kroos, Fede Valverde o los laterales.

Carvajal: gran partido del lateral madridista, tan criticado el último tiempo (no estaba a gran nivel), pero que parece que está cogiendo su pico de forma ya. Secó prácticamente todo el encuentro a Mbappé, aunque es normal que en alguna jugada destacara el francés.

Marcelo: Zidane tiene confianza extrema en Marcelo, que frente al PSG volvió a dar muestras de su mejoría: en ataque asistió a Benzema en el segundo gol y se asoció muy bien por la izquierda con Kroos, Hazard, Benzema o Isco, como nos tenía acostumbrados en años anteriores. Defensivamente no sufrió en exceso, Casemiro/Ramos le hacían grandes coberturas y él trabajó lo que estaba en su mano para no perder la posición continuamente.

Casemiro: entiende el fútbol como nadie. Es de los futbolistas más inteligentes del mundo: tapa a izquierda, derecha, centro y porque no hay más lugares donde tapar espacios. Case intimidó a todo el que pasaba por su lado, empezando por Mbappé, que en la primera jugada que se enfrentaron, le quitó el balón con una facilidad fuera de lo normal.

Varane/Ramos: un error de cada jugador en el encuentro. Y ambos errores muy graves. Esos fueron sus únicos lunares, pues el resto del encuentro lo solventaron de la mejor manera posible.

El error de Ramos en el primer tiempo casi nos revienta el partido (menos mal que se pitó falta previa a Marcelo). Salió de su zona a buscar el gol en la zona del "9" (¿Qué necesidad había?) y, en la contra, sucedió la jugada polémica del encuentro (solventada por el VAR).

En el segundo tiempo, fue Varane el que se equivocó gravemente, con una falta de entendimiento junto con Courtois que se ve más en partidos de juveniles que en la élite. Puede suceder, pero por suerte sucedió en un partido de fase de grupos y no en uno de eliminatoria, donde encajar goles hace mucho daño.

Real Madrid - Real Madrid - PSG - 26-11-2019
Benzema y Casemiro celebran con rabia uno de los goles del Real Madrid


Eso es todo por hoy, ¡amigos lectores! Espero que les haya gustado el artículo y, de ser así, no duden en seguirme en mi cuenta de Twitter: @honradla



No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.